Amor de seda





Me quedé inerme, de improviso,
Callado ante tu mirada,
Presa de un profundo hechizo
Donde mi alma sola se hallaba


Me quedé sin aliento,
Sin respiro, sin conciencia,
Mecido por viento
Atraído por tu presencia

Y en tus ojos vi el cielo,
Vi la vida que se escapaba,
En cada lágrima sin consuelo,
Y en tu triste agonía perlada

Te vi llorar, gemir, sufrir,
Dejar escapar en un suspiro la vida
Aunque respirabas, te vi morir,
Mientras en tu alma sangraba la herida.

Fui testigo del sufrimiento,
Del vestigio que en ti quedaba,
Fui el soplo, fui el viento
Que tu alegría se llevaba.

Fui las tinieblas, cruel negrura,
Que tu corazón apretaba.
Fui la muerte de tu alma pura,
La desdicha que te asestaba.

Y aun así, amarme no dudaste,
En un beso me diste la vida;
Tu enamorado corazón me entregaste,
Y de mí, a cambio, sólo recibiste una herida

By. Ismael Contreras

Seré Poesía

Seré la flor sin espinas, Seré la lluvia sin cielo, Quizás la vida que no termina O el Sahara sin desierto.

Electricity Lightning